Torreón

 
Violencia

'Necesito ayuda... me van a matar', denuncia víctima de violencia en Torreón

Dice que no recibió la atención esperada en el Centro de Justicia para las Mujeres

Ana Lucía dice que no recibió la atención que esperaba en el Centro de Justicia y Empoderamiento para las Mujeres de Torreón.

Ana Lucía dice que no recibió la atención que esperaba en el Centro de Justicia y Empoderamiento para las Mujeres de Torreón.

ANGÉLICA SANDOVAL

Ana Lucía es un nombre ficticio, pero la historia es real. Los últimos cinco años de su vida han sido un infierno. Todo empezó cuando se separó de Guillermo de 34 años, un hombre con problemas de alcoholismo, adicto a la marihuana, con diagnóstico de esquizofrenia y con quien procreó tres hijos, que hoy tienen 11, 10 y 7 años.

La decisión la tomó luego de una golpiza que Guillermo le propinó, y que la dejó en depresión, conduciéndola casi al suicidio.

"Me pegaba muy fuerte, me agarraba con el puño como si yo fuera un hombre, incluso una vez me desvió el tabique. Empezó así porque la mamá de él se fue a vivir con nosotros y le calentaba mucho la cabeza porque yo trabajaba, llegó un momento en que nadie trabajaba más que yo. Yo mantenía la casa, llegaba tarde por estar horas extras para agarrar más dinero y él decía que yo andaba de put…una vez llegué del trabajo, me agarró de las greñas y me traía en el piso y la señora no le decía nada. Cuando reaccionó fue cuando uno de mis hijos le dijo que ya me dejara", relata.

Ana Lucía, de 31 años, pensaba que al dejar a su pareja terminaría su pesadilla, pero no fue así. "Si no vuelves conmigo me las vas a pagar", es lo que le decía Guillermo cada fin de semana, cuando iba a casa de su mamá a ver a los niños y a entregarles la pensión alimenticia. También la vigilaba cuando se bajaba del transporte luego de que salía de trabajar y ello llevó a Ana Lucía a tener que cambiar la ruta del camión.

 

"Hasta que hace como tres años dejó de darme la pensión para los niños, se salió de trabajar y ahí empezaron los problemas más fuertes. Llegué al extremo de darle dinero para que se llevara a los niños porque ellos querían verlo, pero en una de esas me pidió dinero y le dije que no tenía y empezó a insultarme. Me decía que era una put… lo más fuerte fue el pasado 24 de diciembre del año pasado, me dijo que me iba a matar, que él no era pend… que él tenía gente que lo iba a hacer, y que yo no valía mad…".

 

Después de ello, Ana Lucía ya no le permitió ver a los niños y la ira de Guillermo se acrecentó. Vinieron más insultos y amenazas de muerte, tanto para ella como para su familia, mismos que le llegaban a su teléfono celular. Lo bloqueó e incluso cambió el chip del móvil.

En este mes de enero, Guillermo volvió a buscarla en casa de su mamá pero Ana Lucía no estaba. Él insistía pero al no ver resultados se fue a buscarla al domicilio de Sofía, una de sus hermanas. Tampoco tuvo éxito y extrañamente el hombre desapareció. Esto mantiene intranquila y con miedo a la mujer. Dice que sus hijos están en una "caja de cristal", no salen a la calle y las clases presenciales quedaron descartadas por ahora. Ella trabaja pero al terminar su jornada, sale apresurada y directo a su casa por temor a encontrarse a su expareja.

¿POR QUÉ VIENES?

"Estoy gritando que necesito ayuda y les vale, me van a matar". A inicios de este mes de enero, Ana Lucía acudió a pedir ayuda al Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer de Torreón y asegura que el trato no fue el que esperaba. Llegó a la una de la tarde y salió cuatro horas después.

"Llegué y me dijeron que tenía que esperar mi turno. Llegas y están las muchachas y me dicen que es que no traigo golpes ni nada. ¿Por qué vienes?, me dijeron y les digo que porque me está amenazando, y les saqué los mensajes. Me dijeron que me esperara, me tuvieron como una media hora esperando y me pasaron con una señora muy prepotente, yo le iba a empezar a platicar y me dijo: 'espérate, yo todavía no te estoy preguntando'. Me dijo que por amenazas verbales no se podía hacer mucho.

Entonces, ¿qué hago?, ¿quieres que me meta una ching... de verdad, y que me golpee, que me deje ensangrentada para que me hagas caso? y me dijo: 'Lamentablemente sí'".

Después de una larga espera, Ana Lucía consiguió una medida de protección que nunca se ejecutó. "El Ministerio Público me dice que no traigo lesiones y que lo único que podían hacer por mí era mandar a las patrullas y que le iban a notificar a él para que no se me acercara. Se supone que las patrullas irían tres veces a la semana, pero nunca fueron y a él nunca le notificaron".

MEDIDA DE PROTECCIÓN

La carpeta de investigación que se abrió en contra de Guillermo (nombre ficticio) fue por el delito de Violencia Familiar. En el expediente, el agente del Ministerio Público que atendió el caso, reveló que Ana Lucía se encuentra amenazada en su integridad personal e incluso en su vida, y que existen razones fundadas para pensar que los derechos de ella y de las víctimas están en riesgo. En la orden de protección, se determinó entre otras cosas que Guillermo tiene prohibido acercarse a ella o al lugar donde se encuentre, además de que debe haber vigilancia en su domicilio y auxilio inmediato por parte de instituciones policiales al domicilio o lugar donde esta se encuentre.

Ana Lucía dice que volverá al Centro de Justicia para exponer de nueva cuenta su caso. Quiere que la escuchen, acceder a sus derechos de vivir una vida libre de violencia y que le brinden atención jurídica y psicológica para sus pequeños hijos, principalmente

 

"Lidiar con él ha sido un infierno, yo no tengo una vida normal y mis hijos tienen pesadillas. Ha habido muchos feminicidios y la mayoría son por parte de exparejas. ¿Quieren que mis hijos se queden sin su mamá?, ¿hasta ahí me van a hacer caso?, ¿hasta que pidan justicia por redes sociales por mí me van a hacer caso?, ya no puedo estar así, es un infierno".

 

 

 

Escrito en: violencia familiar, violencia de género, Violencia contra la mujer Lucía, Guillermo, decía, hijos

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Torreón

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Ana Lucía dice que no recibió la atención que esperaba en el Centro de Justicia y Empoderamiento para las Mujeres de Torreón.